09 noviembre 2008

Relax (2)

¡Lo hemos vuelto a hacer! Ayer mi mujer y yo volvimos a disfrutar del magnífico combo de baños + cena que ofrece el hammam Medina Mayrit, esta vez gracias a un regalo de mi hermana.
En cuanto a los baños, poco que añadir: palizón de la muerte. La explosiva mezcla de baño turco y piscina a cuarentaytantos grados le deja a uno aplanado. Además, esta vez nos tocó el masaje prácticamente al principio, por lo que al final tuvimos como una hora seguida de agua, ag
ua y agua. Si no fuera por la piscina gélida, yo creo que habría un par de cadáveres diarios en ese sitio.
La cena, bastante bien la verdad. Aunque, mirando el post de la primera vez que fuimos, veo que han cambiado el menú. De entrante, una crema de calabaza aromatizada con caramelo y alguna historia más.

De segundo, la típica ensalada con ochocientas lechugas diferentes, nueces y queso de cabra, con vinagreta balsámica. Árabe, no sé, pero típica, tipiquísima.
El plato principal, después de la siempre sugerente danza del vientre, eran unos trozos de ternera con un chapiñón gigante, regada con una salsa de sésamo que daba lástima dejar ahí en el plato. Desgraciadamente, en vez de pan de verdad, sirvieron pitas y, claro, los barquitos no son lo mismo.

Finalmente, sirvieron unos pastelitos árabes realmente ricos con un té verde y se acabó lo que se daba.
Así que sigo en mis trece de recomendar este hammam. Para pasar un rato diferente y relajarse del trabajo, es perfecto; y como regalo original para quedar bien estas navidades, idóneo. Ya me agradeceréis la idea.

4 comentarios:

Iván dijo...

Si quieres comer exactamente como en Marruecos, hay un sitio en la calle Recoletos que se llama Al-Mounia (como el ex-candidato socialista). Te recomiendo la pastela de entrante y el cuscús de kefta como plato principal, con té y pastas de postre. Eso sí, ahorra antes...

ÓsQar dijo...

Si te digo la verdad, me gusta más la experiencia del hammam que la de la cena en sí. Hubiera preferido cenar sushi.

Iván dijo...

Pero no compares "cocina fusión" con "cocina marroquí de verdad". Son animales diferentes. Y a mí también me gusta el sushi, por cierto...

aroa dijo...

¡anda!tenemos unas entradas desde agosto para esto... y no hemos ido???!!!aunque, me temo, que no es el fin de semana apropiado para animarse (mucho tórtolo)

la muchacha del de la cama sin hacer (pa que sepas de dónde llego)