14 abril 2011

La República para niños

Tengo dos hijas, la mayor, de 7 años, una edad a la que, como a muchas otras niñas, aún no se le ha pasado la ñoñería de las princesitas Disney. Qué se le va a hacer, hay cosas peores.
Pero claro, la cosa se pone tensa el día en que dice:
— Papá, ¡yo quiero ser princesa!
— ¿Ah sí?
— Sí, ¡y así tú serías el rey!
— Pero es que yo no quiero ser rey.
— ¿Y por qué no?
— Pues porque no me gusta que haya reyes.
— ¡¡¡¿¿¿Quééééééééééééé???!!!
En buen jardín me he metido... ¿nos metemos hasta el fondo? ¡Vamos allá!
— Mira, a mí en realidad lo que me gustaría que hubiera es una República.
— ¿Y que es una República?
— Una República es cuando en un país, en vez de tener un rey que les mande, eligen a quién quiere que les gobierne —digo, mientras recuerdo a un profesor de EGB que nos repetía "las cosas no se definen diciendo 'es cuando'", sin demasiado éxito.
— Entonces, ¿es como si eligieran al rey?
— Sí, algo así.
— Y entonces, ¿qué diferencia hay con un rey de verdad?
— Pues que a esa persona, que se llama Presidente, la habríamos elegido entre todos, y no sería alguien que mandara porque le diera la gana.
No viéndola muy convencida, contraataco:
— Mira, ¿qué pasaría si el rey hiciera alguna cosa mala? Por ejemplo, que robe.
— Pues ¡que le meterían en la cárcel!
— No, no le meterían, porque, como es el rey, aunque cometa delitos, estaría protegido y no se le podría encarcelar. Sin embargo, a un Presidente de la República, si comete un delito, sí podría ir a la cárcel.
— Ah...
¿La habré convencido? Sigamos:
— O imagínate que, aunque entre todos le paguemos un sueldo, él se gaste más dinero del que le corresponde sin dar explicaciones.
— ¡Pues no le paguéis!
— No podemos no pagarle, porque es obligatorio. Sin embargo, a un Presidente de la República, si no hace bien su trabajo, se le puede cambiar por otro que lo haga mejor.
— Ya...
Casi, casi:
— O piensa que si un Presidente de la República tiene hijos, serán niños normales, como tú. Pero los hijos del rey, como son príncipes, son especiales: viven en un palacio o se construyen uno nuevo, nadie se puede meter con ellos, también pueden cometer delitos y, al final, uno de ellos acabará siendo rey.
— ¡O reina!
— No, rey, porque a las chicas no las dejan ser reinas, a menos que se casen con alguien que ya sea rey.
— ¡Jopé! ¡Pues vaya caca!
— Pues así son las cosas.
— ¿Y cómo se hace para cambiar al rey por una República de esas?
— Pues hombre, es difícil, pero si entre todos los que vivimos en este país nos ponemos de acuerdo y lo pedimos con muchas, muchas ganas, lo podríamos conseguir.
— ¿De verdad?
— Sí, mira, precisamente hace 80 años, tus tatarabuelos consiguieron echar al rey que había y tuvieron una República.

— Anda, ¡qué morro! ¿Y por qué ya no la hay?
— Bueno, esa es una historia muy larga, pero te puedo decir que había unos señores a los que no les gustaba cómo funcionaba esa República y, en vez de elegir a un Presidente que hiciera las cosas de otra manera, decidieron montar una guerra y matar a todos los que no pensaban como ellos. Luego pusieron a un señor muy malo de jefe y cuando se murió, muchos años después, volvieron a poner a un rey.
— ¡Qué mal! No me gustan las guerras.
— Ni a mí.
— ...
Bueno, ha sido fácil, parece que hasta una niña de 7 años ha entendido por qué es mejor una República que una monarquía.
— Qué, ¿todavía quieres seguir siendo princesa?
— ¡PUES CLARO QUE SÍ!

¡Ouch!

---
¡SALUD, REPÚBLICA Y A POR LA TERCERA!

7 comentarios:

Iván dijo...

¡Viva la República y los padres con ideas!

Small Blue Thing dijo...

Yo, en situación semejante con niño que no era mío, usé Star Wars. Pero bien, vamos. MUY BIEN.

eulez dijo...

Jajajaja! Lo mejor es el final! Todavía quiere seguir siendo princesa! (claro, ya se dará cuenta de lo que tendría que hacer de verdad para serlo...)

accidentalmente.com dijo...

Grande!!!!!!

Anónimo dijo...

Seguro que historias así las cuentan los papás a sus niñas de 7 años en Corea del Norte... otros les enseñaron a sus hijas a sentirse "princesas góticas".

Claro que siempre quedan opciones alternativas como ser princesa del pueblo (la Belén Esteban)

ÓsQar dijo...

Joño, 5 comentarios... hacía siglos que no se veía una cosa tal por aquí XDDD

Feiteng H9500 dijo...

Este artículo fue escrito muy bien, gracias llegar a compartir