10 octubre 2008

Un empleo indigno

Nuestro nunca suficientemente insultado alcalde ha parido una nueva, cristiana y liberal idea para salvaguardar la integridad humana y moral de la gente que no tiene más remedio que vender su cuerpo como pancarta publicitaria:
Se acabaron los hombres-anuncio en Madrid.

Esperemos, por tanto, que el primate sea consecuente con su ideaca y multe a estas personas en cuanto pongan un pie en la capital:


Como efecto colateral, me imagino que también multarán a todos los que lleven (¿llevemos?) por la calle alguna prenda en la que se lea "SPF", "Zara", "Levi's", "Nike", "Kukuxumusu" o cualquier otra marca comercial que atente contra nuestra dignidad como seres humanos. Entre esto y lo de las hipotecas sub-prime, el capitalismo lo tiene bien jodido. No sé para qué ha gastado tantos esfuerzos la izquierda radical, si al final lo único que había que hacer era sentarse y disfrutar con el espectáculo de la derecha disparándose en sus propios pies...

1 comentarios:

Flashman dijo...

Muy bueno, OsQar, no lo había pensado así. A fin de cuentas todos llevan publicidad por dinero, aunque las diferencias sean tan abismales. ¿O será por eso?

Saludos.