18 septiembre 2007

De monarcas y fiscales

Hace mes y medio me perdí por culpa de las vacaciones y mi proverbial vaguería, la oportunidad de opinar aquí sobre la estúpida, desproporcionada y contraproducente decisión de la Fiscalía de secuestrar la edición de El Jueves por un dudoso delito de injurias a la Corona. Aunque ya voy tarde, quiero aprovechar ahora para no dejar pasar la nueva patochada de la Fiscalía. Si ya me costó encontrar indicios de delito en una caricatura en la que los príncipes salían follando, igualmente me cuesta entender por qué quemar una foto del Rey es una injuria contra éste.
Lo cierto es que la actuación de los superizquierdosos catalanes quemando la dichosa foto se puede tildar de pueril, absurda o insustancial, pero ¿injuriosa? No creo que su objetivo fuera tanto insultar como demostrar hartazgo o rechazo. ¿Es entonces injurioso pensar que la monarquía está de más en un país que se jacta de ser democrático? ¿Deberían juzgarnos a todos los que nos consideramos republicanos por posicionarnos? Pues si es así, vaya por delante mi injuria:

LA FAMILIA REAL SON UNA PANDA DE PARÁSITOS

De paso, que cuente como mi pequeña contribución al meme que ha lanzado Egócrata, que ha secundado Ricardo Royo-Villanova, y que ya se han lanzado a demonizar los Losantistas del Undécimo Día.

Volviendo a la Fiscalía, yo, como Javier Ortiz, no entiendo bien qué objeto han tenido estas dos actuaciones tan sonadas. ¿Habrá de verdad conspiración? Pues si es así, han entrado al trapo todos los medios e incluso todos los políticos. El más gracioso, está inspirado últimamente este hombre, ha sido Rajoy, que acusa directamente al Gobierno de haber radicalizado la política. Habló la vaca y dijo μ.