14 septiembre 2006

Unas veces se acierta y otras no

Si hay algo que me pareció realmente jactancioso de la entrevista que le concedió ayer Mariano Rajoy a Iñaki Gabilondo fue esta frase con la que he titulado el post.
La soltó el primero yo diría que un poco apresuradamente, y casi pasó desapercibida debido al ritmo acelerado de la entrevista y al calor del debate que en esos momentos iba en aumento. Estaban hablando sobre la postura del PP ante el 11-M, y sobre la teoría de la conspiración alentada por algunos medios, cuando Rajoy empezó a hablar (cómo no, y juraría que por segunda vez) sobre el GAL y Roldán, y de cómo los españoles nos habíamos enterado de estos casos gracias a la prensa, aunque (y refiriéndose al 11-M) "unas veces se acierta y otras no".
¿Qué quiere esto decir exactamente? ¿Que El Mundo (y medios afines) se encuentra legitimado para escribir sobre cualquier fantasía y que tiene derecho a equivocarse? ¿Dónde queda la credibilidad periodística entonces?
Pero la credibilidad del diario El Mundo hace tiempo que es más que dudosa, sobre todo en las últimas semanas en las que ha completado su delirante teoría con una saga inventada, a golpe de talonario, por el criminal que se enfrenta a la mayor condena por el 11-M (y enfermo mental para más señas).
Ayer, durante la tormenta política y mediática desatada por esa información desvelada en El País, Zaplana se quejaba (creo que en Antena-3) de que hubiera sido Rubalcaba el que había filtrado la información, en lugar de presentarla abiertamente en la sesión de control al Gobierno celebrada ayer tarde. La verdad es que, visto el cariz que está tomando todo este asunto, creo que filtrar este tipo de informaciones a la prensa es lo mejor que puede hacer el Gobierno. De este modo, deja claro un mensaje: "Vuestras teorías conspiradoras nos parecen tan poco dignas de consideración, que ni siquiera las vamos a tomar lo suficientemente en serio como para centrar en ellas nuestra agenda política". Sé que hay mucha gente harta de aguantar las burdas manipulaciones de Pedro J, Losantos, del Pino y demás Peones Negros, y que están deseando que la fiscalía actúe de oficio contra tamaña sarta de difamaciones, libelos y mentiras; no obstante, creo que la posición eminentemente pragmática de Gobierno y PSOE es la correcta: ¿de verdad queremos llevar a esta gentuza ante la Justicia, para que los medios que controlan los conviertan en mártires, en campeones de la libertad de expresión o alguna otra gilipollez? No, es mucho mejor dejarles que sigan regodeándose en su mierda mientras puedan, hasta que el batacazo que se peguen cuando su globo se desinfle no les deje volver a levantarse.
Con un poco de suerte, cuando esto suceda, también habrá una buena purga en el PP y tendrán que hacer mutis por el foro los voceros que están jaleando esta farsa: Zaplana (que ayer siguió machaconamente enfrentándose a Rubalcaba en el Congreso), del Burgo (y el libro que ha escrito con los cuentos de Zouhier y Trashorras) o Martínez-Pujalte (histriónico y rabioso ayer al mediodía en la Cadena SER, mientras repetía sin cesar "¡Rubalcaba miente, Rubalcaba miente!"). Ayer lo dijo muy clarito también Rajoy: "Si alguien ha acusado de la autoría del 11-M al PSOE o a los servicios secretos, ese alguien no puede estar en mi partido". Esperemos que lo cumpla.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Y que no se quejen de que saliera la noticia en El País. Gracias a eso Rajoy ni apareció por el Congreso y evitó hacer el más absoluto ridículo.

--
bisho - Freedreams

Flashman dijo...

Lo vengo repitiendo por activa y por pasiva: ZP tiene la grandísima suerte de contar con la oposición más incompetente de toda nuestra democracia.

Y bien que lo está aprovechando.

david dijo...

Unas veces se acierta y otras no. Oye, qué gran frase. Me voy a hartar a decirla en el curro. Y para un juez también está muy bien. Pero para alguien que pretende presidir un país, joder, es impagable...

A. V. dijo...

No obstante, para ELMUNDO el acierto es una utopía, como en Roma ver a un revisor de metro, tranvía o bus -es como un mito, como un "viejo del mar":si lo ves atrápalo-, o en Nápoles ver a un guardia poniendo una multa.

ÓsQar dijo...

Jaja, es cierto.
Recuerdo una vez en que monté en autobús en Turín, y tuve la sensación de ser el único pardillo que pagó el billete.