20 diciembre 2009

Avatar: acojonante

[Texto sin spoilers]

He de reconocer que aunque ya se me ha pasado un poco el efecto con-la-boca-abierta con el que salí ayer del cine, todavía estoy francamente impresionado con la película Avatar.
Supongo que dada la tremenda expectación mediática con la que se esperaba la última obra de James Cameron, muchos tenían (teníamos) el temor de que al final no estuviera a la altura (un poco al estilo de lo que realmente ha pasado con las series Fringe o Flash Forward). Afortunadamente, Avatar no solo está a la altura de cualquier expectativa prevista sino que, al menos a mí, me ha dejado maravillado por el demoledor despliegue de efectos especiales.
Por que, ante todo, Avatar es una película visual: yo diría que a estas alturas ya deberíamos estar acostumbrados a que las películas incorporen unos CGIs exquisitos hasta el ínfimo detalle, o unos personajes maquillados digitalmente hasta el último poro, pero es que en Avatar supera a buena parte de las películas con recreación digital que se han visto hasta ahora. Y no solo eso, sino que el rodaje 3D potencia esa sensación de realismo hasta las máximas consecuencias. No es un 3D del que suele verse en películas de animación para el público infantil (o no tan infantil), pues no recurre a los típicos trucos de elementos en hiper primer plano tratando de golpear al público. No hace falta. Es un 3D fluido, envolvente, omnipresente, que pasa
desapercibido precisamente porque en cada momento notas que estás dentro. Realmente merece la pena pagar el extra del cine por verla en 3D.
En cuanto al argumento que acompaña a la maravilla visual, Cameron ha optado por una historia ambientada en un universo de ciencia-ficción soft, pero sin resultar excesivamente original: una compañía multinacional multiplanetaria expoliando los recursos naturales de una tierra usurpada a unos aborígenes. Historia viva de la Tierra, pero ambientada en un planeta (perdón, satélite) distinto, y con grandes dosis de concienciación ecológica, todo muy Gaia. De acuerdo, no es excesivamente original, pero junto a los hipnotizantes escenarios seduce al público y se lo mete en el bolsillo.
Desde un punto de vista estricto de ciencia-ficción, como he dicho, se trata de una historia soft, más centrada en las relaciones interraciales que en el despliegue tecnológico. Por suerte Cameron nos ha ahorrado la palabrería pseudocientífica y deja muchas cosas sin una explicación que, al fin y al cabo, no era necesaria. En cuanto al desarrollo de la historia entre indígenas y alienígenas (nos dejan muy clarito quién es el alienígena aquí), Cameron cae en varios tópicos, pero está lo suficientemente bien hilada con el resto del entorno como para perdonárselo.
La trama sigue un ritmo tranquilo (al fin y al cabo la película dura casi tres horas), sin resultar aburrida en ningún momento y sin ponerse demasiado frenética ni siquiera durante los momentos más intensos. Por supuesto, hay algunos puntos poco claros (como para qué coño necesita un cuchillo gigante un robot-armadura de 5 metros de alto), pero son de tan poca envergadura que podemos hacer como si no existieran.
En definitiva, creo que la película es deliciosa, otro gran éxito de ese mago del cine que es James Cameron, y abre la puerta a toda una nueva forma de ver el cine en tres dimensiones. Esperemos que otros directores tomen buena nota.
Y, por favor, que no haga Avatar 2, no sea que la cague.

3 comentarios:

dhAlcojor dijo...

Totalmente de acuerdo. Fui a verla anoche y me encantó. Tanto que volveré, seguramente la semana que viene, y también en 3D. ¡Qué pasada! :D

agent-prov dijo...

+1 a casi todo.

El pero quizás la parte 3D: cierto que es más espectacular así, pero estas cosas todavía me dan un poco de dolor de cabeza/mareíllo... no sé si por falta de costumbre mía o porque todavía el cine tiene que avanzar por aquí (creo que las dos cosas).

Los efectos, maravillosos.

Y la trama: sí, es sencilla. Pero funciona, que es lo importante :)

Small Blue Thing dijo...

Yo, que olvidé ponerme las lentillas y llevo gafas de pasta, creí, literalmente, que me moría.

Ahora eso sí: creo que la estética es, como en Titanic, muy madura. El 3D apoya la historia, y te hace caer de rodillas ante el árbol de la vida (para lo que supongo a mí en concreto no me hace falta mucho, ejem ;) Nada de bichos haciendo "cosas 3D" ni lluvia de tartas para esquivar, gracias a Dior.

Pero bueno, que yo venía aquí a decir que Avatar, en realidad, no es softer que Terminator, o que cualquier cosa que escribiera Tolkien... pero ha sido romper la taquilla y caerse el Focoforo, y por pelotas tiene que haber alguna relación. ¡La venganza de los Na'vi!