30 enero 2007

Semana 28

Semana 28; eso quiere decir que ya llevamos más de dos tercios de embarazo. También quiere decir que Sandra (sí, ya hemos elegido nombre y es inapelable) debe de pesar en torno a 1 Kg. Con este tamaño, ya no sale en las fotos, por lo que el ecografista tiene que írnosla mostrando por partes, lo cual hace que para los que que no somos expertos en descrifrar ecografías, cada visita al ginecólogo suponga un desafío a los conceptos de percepción espacial que tenemos asimilados.
Por ejemplo, el otro día nos vimos en una de éstas; el médico iba moviendo el ecógrafo con una precisión inusitada mientras demostraba tener infravisión o algo semejante: mirad, ésta es la cabeza; esto otro es el corazón, ¿véis cómo late? Esta cosa oscura es el estómago y estas cosas borrosas los riñones. No sé por qué habrá pensado este hombre que yo pueda tener el más mínimo interés en verle los riñones a nadie, la verdad.
El caso es que, en un alarde de ingenio, el ginecólogo decidió inmortalizar una de las partes del cuerpo de Sandra, para que nos la lleváramos de recuerdo. Ésta es la foto:


¿Cómo? ¿Que no se ve una mierda? ¿Pero cómo que no?

Aysss, si es que os falta entrenamiento, tenéis que tener más hijos. Bueno, pues ahí va un retoque con Photoshop:

Ah, ahora sí, ¿verdad?

En fin, pues ésta es la foto que nos hemos traído de recuerdo esta vez... yo hubiera preferido una del perfil de la cara o algo así, pero no se le debió ocurrir al médico: mejor un pie, ¡dónde va a parar!

6 comentarios:

holbeist dijo...

Los médicos son seres misteriosos. Escriben en una lengua que sólo son capaces de leer los ancestros y los farmacéuticos, ven formas allí donde los demás vemos ruido y tienen el poder de la sanación. Debemos evitar que se extingan :P

Muy bonita tu niña. Promete un 42-43 ;)

ÓsQar dijo...

¡No jodas! ¿Un 42? No sé si eso será muy hereditario, pero yo tengo los pies pequeños: un 40-41. Si me sale una niña con los pies grandes tendré que interrogar a los butaneros y fontaneros del barrio :-D

Uhh dijo...

¿ Has analizado cual es el impacto de la llegada de Sandra al blog ?
El tema recurrente de los papás y mamás suele alejar al personal, asustado por la pérdida neuronal causada por escuchar muchas veces las mismas historias de pañales una y otra vez. Y además está la redución obvia del tiempo de ocio.
Incluso es posible que cambien alguna de tus posiciones políticas, sobre todo las que afectan a temas familiares, escolares, de educación, de sanidad, de inmigración, de religión, de sexo, de sucesión, de patrimonio, impuestos, etc.

ÓsQar dijo...

Bueeeeno, tienes razón, intentaré seguir como hasta ahora y no dar mucho el coñazo con baboseos varios.
A lo que dices de las posiciones políticas, espero realmente que no... sólo me faltaba acabar votando al PP (claro que para eso, además de cambiar la posición política, requeriría perder buena parte de mi buen juicio y volverme creyente de la realidad alternativa propuesta por ellos y sus almohecines).

mislentejas dijo...

¡Hombrepordios! eso no es un pie....Son dos hermosísimas piernas...Se ve que la ninia va a ser una tia güena y que el padre se va a subir por las paredes pensando a ver quien le pone la mano encima...(no mientas, sé que será así por muy progresista que seas ;P)

Gracchus Babeuf dijo...

La llegada de mis hijos me hizo radicalizarme políticamente: con SU sanidad no se juega; con Su educación no se juega; con SU medio ambiente no se juega, y así hasta el infinito. Ya no luchas por tí: con un buen curro, jamón vino y cerveza, que les den a los peperos por ahí, como decía el mamón ese de La Rioja. Con niños en casa, el futuro es sagrado. Felicidades.