11 octubre 2006

Zarandéame a ese político!

Que la Democracia en España deja bastante que desear, es algo que más de uno da ya por supuesto y que otros, pese a lo que vemos, oímos y leemos cada día, nos resistimos a creer.
Ayer por la noche, haciendo zapping me encontré con un presunto debate en TeleEspe TeleMadrid, dirigido por Buruaga, en el que en ese momento empezaron a hablar de los sucesos anteriores y posteriores al mítin del PP de ayer en Martorell. Y digo presunto, porque, a pesar de lo que digan otros, para que un debate sea medianamente ecuánime, los contertulios deben estar más menos balanceados, y en el de ayer, teníamos a los representantes de El Mundo, La Razón, la COPE, La Gaceta de los Negocios, más un periodista no adscrito, frente a la representante de El Periódico de Catalunya, en clara minoría ideológica.
De aquel debate y de lo que hemos podido leer hoy en periódicos y blogs, deduzco que todos los buenos demócratas se han apresurado a condenar los actos de los radicales catalanes que zarandearon/agredieron a Piqué y Acebes, si bien cada uno se ha buscado las excusas que le han venido mejor: los partidarios del zarandeo, opinan que la culpa última es del propio PP, por su política anticatalanista, mientras que los partidarios de la agresión, opinan que la culpa es de la existencia del tripartito y del Pacto del Tinell contra el PP.

Por cierto, qué estupidez de verbo han elegido los periodistas, ¿no?
Zarandear: tr. Agarrar a alguien por los hombros o los brazos moviéndolo con violencia.

Lamentablemente, no he encontrado el vídeo del pifostio (dejémoslo así) de ayer en el tubo para poder colgarlo; aunque sí he podido ver escenas del vídeo en otras webs (Antena3, Telemadrid, El País). Lo cierto es que la mayor parte del zarandeo/agresión está compuesto por insultos, pitidos y ruido de cacerolas, si bien en todos los noticiarios se habla de que se arrojaron botellas de plástico y otros objetos a los (presuntos) políticos. Como dicen algunos en los correspondientes comentarios en Escolar, el derecho al pataleo y el abucheo entra dentro de la misma libertad de expresión que reclama para sí el PP al hacer un mítin en Cataluña. No obstante, cuando de los gritos se pasa a la violencia se traspasa el umbral de lo que es técnicamente democrático a lo que no. Y no deja de ser irónico que los que se llenan la boca con la palabra "fascistas" sean los primeros en manifestar actitudes fascistoides, tratando de callar la boca por las malas a los que no comparten sus posturas.
Por otra parte, y como nos hemos acostumbrado últimamente a las teorías conspiratorias, ya ha salido quien se agarra al Qui prodest? para apuntar a lo mucho que beneficia al PP (sobre todo, fuera de Cataluña) hacerse el mártir por este asunto (sin ir más lejos, Carod-Rovira está buscando expertos que analicen la sonrisilla que tenía ayer Acebes). Me imagino que El Gran Pepino, pese a estar ocupadísimo himbestigando los turbios acontecimientos del 19-A, sabrá dedicarle unos minutos a estos asuntos.

3 comentarios:

lentejas dijo...

Qué curioso el Gran Pepino....¿Qué es eso de los pezones blancos?

Flashman dijo...

Ese desequilibrio ideológico del que hablas en el debate tambien se da, no se si siempre, en el 59 segundos de TVE.

Al final caen todos, qué lástima.

ÓsQar dijo...

Pues yo en los últimos dos o tres 59 segundos que he visto (o he empezado a ver), estaban representados 3 periodistas de corte conservador y otros 3 progresistas. Para empezar, Pedro J de El Mundo y Ekaizer de El País, tienen butaca fija.

Lentejas: no te pierdas la web de los Pezones Blancos. Pronto de convertirás al conspiracionismo del 19-A. Pezón powa!!!